modigliani

Hombre sentado con un bastón

Jorge Sotelo (Grupo Perú)

“Hombre sentado con un bastón” es una pintura del pintor italiano Amedeo Modigliani, desaparecida desde hace décadas, después que los nazis la confiscaran a su propietario judío.

El cuadro fue recientemente decomisado en Ginebra al conocerse que había sido comprado por la sociedad offshore IAC, según revelan los Panama Papers.

Los más de 11 millones de documentos del bufete panameño Mossack Fonseca han revelado operaciones opacas en el mercado del arte, que en algunos casos afectan a juicios en marcha por la propiedad de obras desaparecidas de artistas como Van Gogh, Picasso, Rembrandt y Modigliani.

Las sociedades offshore son legales pero se constituyen para realizar operaciones de elusión de impuestos o directamente de carácter ilegal como el blanqueo de dinero obtenido en actividades clandestinas. Son de muy fácil creación (decenas de intermediaros —bufetes como Mossack Fonseca— se ofrecen en internet para realizar los trámites burocráticos; por ejemplo, aquí uno con sus escuetas condiciones: http://fesabogados.com/porque_offsh…). El capital mínimo exigido son 10.000 dólares, aunque no es necesario que se deposite en el momento; se paga una tasa única anual de 300 dólares. Los directores pueden ser puestos por los bufetes intermediarios para que el nombre de las personas que constituyan la sociedad no quede reflejado oficialmente y sea difícil de rastrear. Están exentas de impuestos. Pueden tener activos en cualquier sitio y pueden dedicarse a cualquier cosa. No es necesario que su junta se reúna o que tengan oficina en Panamá, ni empleados. Las sociedades pueden tener acciones en otras sociedades (holding). Un particular puede abrir una cuenta en un banco de suiza desde una sociedad en Panamá y su nombre no constará como titular. Se las puede usar para esconder beneficios procedentes de actividades delictivas u ocultar patrimonio para evitar el pago de impuestos en el país de residencia.

El Panamagate no sólo tuvo efecto sobre este Modigliani, ya renunciaron dos primeros ministros: el de Islandia, Sigmundur David Gunnlaugsson, y el de Ucrania, Arseni Yatseniuk. El propio David Cameron se encuentra en la cuerda floja. Y Putin ha debido responder con fuerza a las acusaciones. Es que resulta un escándalo completamente reñido con la ética que un jefe de estado posea una sociedad offshore, algo que para la clase alta argentina, sin embargo, parece ser completamente natural. Es que la elusión de impuesto, la fuga de capitales y las actividades no declaradas son moneda corriente de la clase empresaria argentina. Los medios han contribuidos a esta naturalización, la incauta clase media lo ha aceptado y para los sectores populares resulta algo que les queda verdaderamente lejos de sus preocupaciones.

La Ciudad de Panamá vista a cierta distancia de la costa (offshore)

Es evidente que, más allá de la investigación internacional, a los medios vernáculos se les escapó la tortuga: hurgando tras ilícitos de los K se encontraron con la truchada sistémica del nido del macrismo. Siete son por ahora los funcionarios implicados, además de las tres offshore del Presidente:

  • Carlos Augusto Lo Turco, Subsecretario Legal del Ministerio de Hacienda (Marbira SA) – María Paula Schiappapietra, Subsecretaria de Comercialización de la Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social (Los Didis)
  • Jorge Braulio Norverto, Subsecretario de Ciberdefensa en el Ministerio de Defensa (La Jotabe)
  • Clarisa Lifsic, Secretaria de Promoción de Inversiones en Ministerio de Comunicación (Directora de 4 firmas offshore)
  • Hugo Darío Miguel, Subsecretario de Planeamiento de Secretaría de Técnicas de la Información y las Comunicaciones del Ministerio de Comunicaciones (TESACOM Panamá SA)
  • Jesús María Silveyra, Subsecretario de Mercados Agropecuarios del Ministerio de Agroindustria (Trafimex SA Holding Corp.)
  • Claudio Bernardo Avruj, Secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (Kalushy SA).

Sin contar otros más graves: Grindetti, intendente de Lanus y mano derecha contable de Macri, desde hace años, o las otras empresas de la familia Macri.

Pero, acá ponemos la misma carita del hombre sentado con un bastón.

Hombre sentado con un bastón, Amedeo Modigliani 
FacebookTwitterGoogle+

1 comentario en “Hombre sentado con un bastónComentá →

  1. ¡La mitad de los argentinos preferimos o toleramos la ilegalidad! Muy PRObablemente ello denote lo patética (por padecimiento moral) de nuestra situación actual. Por fortuna a la otra mitad no nos ha ganado la indiferencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *