Lohana

Lohana

Daniel Hernández (Grupo Perú)

La directora se mostró incomoda cuando la vio, y mucho más cuando escuchó que estaba allí para inscribirse en su secundaria de adultos. “No hay vacantes”, le dijo. Lohana sonrió esa picardía tan suya que siempre te dejaba al descubierto y le pronosticó tanto escándalo que al poco tiempo estaba ya en clase. Unos años después, el día de la graduación, hablaba frente al micrófono en nombre de su curso y recibía la medalla a la mejor compañera. Desde entonces, nada fue igual en ese puñado de vidas.

Cuando muera y el tiempo pase en limpio los detalles, se relatará mi vida recordando la familia en la que crecí, mis amores, mi trabajo y, a lo mejor, alguna obra que todavía pelea por sobrevivirse antes de irse al olvido. Variaciones de una historia narrada muchas veces.

Hablar de Lohana es y será muy distinto. No había relato preparado para ella y por eso se puso a vivir el suyo, a escribirlo en su piel y lucharlo contra prejuicios y violencias. Su obra, por eso, fue ella misma, trabajada con esa pasión desbordante con la que hacía todo, mientras dejaba al descubierto los ridículos de nuestros guiones pre-escritos. Y no lo hizo sola, ella vivió compañera una historia que ya es de muchos.

Y quién duda que a Lohana aún le falta mucho por contarnos. Cada “marica” tiene ahora palabras y verbos para narrarse y seguir el relato. Como todos sus compañeros, yo ya no puedo seguir el mío sin usar su prosa. “Falta mucho”, decía Lohana. Volveremos y estarás con nosotros.

FacebookTwitterGoogle+

0 comentarios en “LohanaComentá →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *