Marcha atras

Marcha atrás, como el cangrejo.

Raúl Olocco (Grupo Perú)

A cinco meses del inicio de la gestión azafranada, nos hemos encarnizado en la discusión económica, entrando en el terreno fangoso que propuso el gobierno a fuerza de devaluación, transferencia de millones a los grupos económicos concentrados, inflación, pago a los buitres, despidos y anuncios del derrame dorado, cuando el shock de confianza, le garantice al dios mercado una inversión de dólares rentable. Es bueno saber que el corte que han realizado estos muchachos no tuvo nada de prolijidad quirúrgica, ha sido por el contrario un corte desprolijo y burdo que no cuidó en lo más mínimo la asepsia del quirófano social. Pero, lejos de creer que la cosa fue “sin querer queriendo”, como diría el Chavo, pienso que para esta gente, el “quirófano sucio” es un terreno muy propicio para perder apósitos, instrumental y otros elementos importantes para una cirugía exitosa.
Cirujanos PRO
Así las cosas y en el medio del desorden, todos se preocupan por parar la hemorragia y nadie por la secuela de la amputación. Mientras los burdos cirujanos manejan el bisturí desde el ministerio de economía, un grupo de “cuatros de copas” andan por los programas de televisión poniendo la cara, para explicar lo inexplicable y un cortejo de señores que juegan a la justicia, se hacen los serios para hablar de moral y buenas costumbres, mientras tratan de meter en cana a todo el pasado reciente. En el camino hay unos cuantos ministros que fingen demencia y a falta de preguntas, no hacen nada para explicar que es lo que piensan hacer con las áreas a su cargo. Para decirlo en otras palabras, además de decir que la culpa de todo la tiene el “gran bonete” y que quieren una educación de calidad y una salud para todos, sería bueno a esta altura que alguien explique cómo lo piensan hacer. Hace cinco meses que el Ministerio de Educación, el Ministerio de Salud, el Ministerio de Desarrollo Social, el Ministerio de Cultura, el Ministerio de Obras Públicas, etc, etc., no explican que van a hacer y como lo van a hacer y aunque parezca paradójico, lo único cierto es la incertidumbre. Es cierto que el encuadre que da comienzo a esta nota, permite inferir que no hay lugar para las políticas públicas y por ende mucha gente hace la plancha, pero si es así, se podría también argumentar que hay ministerios que sobran y jugar a pedirles la renuncia a muchos funcionarios amarillos que hoy están emulando, a los empleados públicos estigmatizados como ñoquis que ellos mismos se encargaron de rajar, al comienzo de la gestión. Señores/as amarillos/as, es oportuno recordarles que en los doce años previos al actual diluvio, hubo vida en el planeta tierra, en Argentina hubieron políticas sectoriales direccionadas, enmarcadas en lo que fue un proyecto de país que se centró en la perspectiva del derecho.
Discusiones de política en el seno del macrismo
Está de más enumerar cada uno de los pasos que se dieron en ese sentido, porque ya son archiconocidos y uno siente que no es necesario ponerse a defender lo que mucha gente vivió. Sí en cambio, parece necesario preguntar que van a hacer con: La educación en general, con la educación técnica en particular, con la política universitaria, con los científicos repatriados, con el salón de recepciones a comitivas extranjeras llamado Centro Cultural Kirchner, con Tecnópolis, con el plan conectar igualdad, con los hospitales con obra terminada, con los organismos descentralizados, con la políticas de regulación y control de medicamentos y alimentos, con el plan Procrear, con la implementación de la ley de salud mental y adicciones, con el programa remediar, con el plan Sumar, con el programa de cardiopatías congénitas, con el destino de los ferrocarriles, con las rutas argentinas, con la implementación y el desarrollo del plan de rehabilitación, etc., etc., etc., la pregunta está dirigida a los ministerios que el anterior gobierno, por aquello de la perspectiva del derecho, se encargó de privilegiar y este, por aquello de las bondades del mercado, se encarga de condenar a un bochornoso ostracismo. Vale decir que por más que cada tanto aparezca la carita redonda de Lombardi, o la inexpresiva languidez de Esteban Bulrich, para dar clases magistrales de pluralidad de opinión y pensamiento, la gestión de gobierno consiste en hacer y para hacer, primero hay que saber qué hacer y luego buscar la manera de hacerlo. Hasta ahora la gestión de esas áreas de gobierno brilla por su ausencia y su función parece limitarse a ocultarse en el quirófano que ensucian los economistas.
FacebookTwitterGoogle+

0 comentarios en “Marcha atrás, como el cangrejo.Comentá →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *