Tiempo de cuatro de copas

Tiempo de 4 de copas

Raúl Mateo Olocco (Grupo Perú)

Todos los que alguna vez jugamos al truco sabemos que el “cuatro de copas” es, junto con otras, la carta de menor valor y por ende la menos deseada. Sin embargo, comparte el mazo con otras más ganadoras, lo que a veces la convierte en una buena acompañante. Y por ser una más de las cuarenta, sin ella no se podría jugar.

Además, cuando quien la tiene en sus manos es un buen jugador, esa carta de poca monta puede ser protagonista de una jugada ganadora. Pero, claro, la carta sigue siendo la misma y el valor agregado lo pone el jugador.

Del juego deviene, entonces, el adjetivo “cuatro de copas“ para referirnos a ciertos personajes que, sin ser nadie, suelen creerse más de lo que son y, con un poquito de poder, mucho más de lo que valen. Tal vez muchos de nosotros alguna vez lo fuimos, sin siquiera haberlo percibido, y hasta es probable que algún jefe o superior nos haya bajado a tierra, evitándonos algún papelón.

Con esto quiero decir que los cuatrodecopas pueden ser muchos y, si bien todos son necesarios en el circo de la vida, el problema radica en la importancia que adquieren según el rol que se les asigna, cómo se los contiene y cómo se los ayuda a dejar de serlo.

En política, también abundan los cuatrodecopas, son aquellos que llegaron a determinado lugar porque estuvieron en el sitio adecuado en el momento oportuno o aquellos que dicen tener llegada a tal o cual funcionario, dicen tener información de buena fuente, son amigos del amigo del senador o del ministro, y en realidad conocen bastante poco de todo y hablan por de más de lo que no saben.

Gritan mucho porque él ruido les evita ponerse en evidencia, explican poco porque no tienen argumentos… y están dispuestos a inmolarse por la causa

Pero, en general, estos personajes que existen en las estructuras de todos los partidos son neutralizados en los propios espacios de militancia por jugadores más expertos que tratan de conducirlos y formarlos. Es decir, se trata de que vayan aprendiendo las artes de la cosa, para que algún día dejen de ser “cuatro de copas”.

Cuatro de copa PRO o globito triste

En este punto, uno de los rasgos visibles del gobierno PRO es la abundancia de cuatrodecopas que han salido bastante crudos del horno y que pululan por cuanto panel televisivo existe, discutiendo con desparpajo y gritando como marranos, para intentar defender con muy pocos argumentos las decisiones del gobierno amarillo.

Es bastante triste y penoso verlos debatirse solitos y sin herramientas para justificar despidos, decretos de necesidad y urgencia, devaluaciones, tarifazos, inflación incontrolable, paritarias condicionadas, represión, encarcelamientos, quite de retenciones… al grito desesperado de “Ustedes no hicieron esto”, Ustedes hicieron aquello”, “nos encontramos con todo roto”, “la gente nos votó” y cualquier frase que nos remita a la pesada herencia recibida.

Invito a los lectores a hacer su propio registro de cuatrodecopas porque es una tarea casi divertida, ver como se someten a los “cachetazos” del resto de los panelistas, poniendo la cara en reemplazo de sus jefes que abandonaron desde hace un tiempo esa tarea.

Como pista, y sin la intención de caer en el prejuicio, vale decir que parecen salidos hace poquito de alguna universidad privada, de la comisión directiva de algún club de buena alcurnia o del staff de alguna empresa líder.

Son rasgos distintivos, su forma de hablar, su poca profundidad para el abordaje de temas claves para el desarrollo de una sociedad, la cantidad de frases hechas y guionadas, la sobreactuación para tratar de dejar en claro que todo lo que se hace en contra de los trabajadores es consecuencia de la “pesada herencia recibida” y del “cambio deseado” por la sociedad.

Lo llamativo es que parecen andar sueltos por la vida, sin referentes visibles que los contengan para evitarles papelones. Cuesta creer que esto sea producto de un descuido del gobierno, más aun teniendo en cuenta la afinada maquinaria marquetinera que lo caracteriza.

Una estrategia estudiada y perversa, destinada a ningunear a la gilada

En este contexto parece ser más bien una estrategia estudiada y perversa, destinada a ningunear a la “gilada” que los mira y los escucha del otro lado del televisor, esperando de estos tipos una señal que no tienen interés de dar porque van en la dirección contraria a un modelo de país que favorezca a las mayorías.

No parece haber demasiado interés en proteger a sus cuatrodecopas de los papelones públicos, por cuanto imagino que esta categoría de militantes PRO, en el imaginario de su conducción, deben ser el batallón que cava la trinchera confiando en sus generales, sin pensar que ellos también pueden terminar en el fondo.

El pensamiento amarillo para la ocasión diría: “Para hablarle a esa ‘gilada’ que todavía le pide peras al olmo, mandemos a los cuatrodecopas que gritan mucho porque él ruido les evita ponerse en evidencia, explican poco porque no tienen argumentos y encima están dispuestos a inmolarse por la causa”.

FacebookTwitterGoogle+

0 comentarios en “Tiempo de 4 de copasComentá →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *