Observa GP Fuga 3

FUGA DE CAPITALES – Hacia un nuevo ciclo de endeudamiento –

Braco de Rojo (Grupo Perú)

La fuga de capital en la economía argentina es uno de los grandes problemas irresueltos por las distintas administraciones económicas, ya sea que se tomen medidas pro mercado -desregulación cambiaria y financiera- como las encaradas por la actual administración económica (ya vividas a partir de 1976 y durante los “noventa”), o de mayor regulación financiera y cambiaria, como las adoptadas por la administración kirchnerista. A lo largo de este último ciclo, con distinta intensidad, el fenómeno se mantuvo.

Se produce la fuga de capitales cuando los residentes de una economía remiten fondos al exterior para realizar diversas inversiones y adquirir activos que pueden ser físicos (inversiones directas, etc.) o financieros (títulos, acciones, depósitos, etc.) o cuando se compran dólares para guardar bajo el “colchón” (atesoramiento), en otras palabras, se retiran recursos generados por la economía local.

En consecuencia, no se trata de una operatoria necesariamente ilegal, pero en economías, como la nuestra, con fuertes necesidad de incrementar su stock de capital, esto es, inversiones en equipamiento e infraestructura, la fuga impacta negativamente sobre el nivel de actividad y por consiguiente en el empleo y el consumo.

De acuerdo a los datos del INDEC sobre el resultado de la Cuenta Capital y Financiera: Activos Externos del Sector Financiero y no Financiero, se puede observar que, stock de capitales fuera del circuito económico local ascendió en el 2015 a la friolera suma de 230.557 millones de dólares casi el 40% del PBI, cabe destacar que esta cifra engloba la Inversión Directa en el extranjero que representa sólo el 15%, el resto se encuentra colocado en Depósitos y Activos Externos, con y sin devengamiento de renta.

A partir de la asunción del macrismo, se puede prever el inicio de una nueva fase de endeudamiento con el exterior que va a financiar la continua fuga de capitales, en contraposición con su argumento central que “volver” a los mercados de capitales generara un shock de confianza en el que “lloverán” dólares, cuando en rigor estas medidas solo aceleraran la fuga.

A partir de la asunción del macrismo, se puede prever el inicio de una nueva fase de endeudamiento con el exterior que va a financiar la continua fuga de capitales

A los efectos del presente artículo vamos a excluir del análisis la evolución de la Inversión Directa en el Exterior (se ubica entre el 15 – 19% en los últimos años), que en el marco del capitalismo globalizado respeta la lógica de la transnacionalización de las economías, y que se puede presuponer, paraísos fiscales mediante; que en algún momento ingresen divisas.

En este sentido, como se puede apreciar en el gráfico siguiente la salida de capitales es una constante de la economía reciente de argentina, el stock de capital fugado pasó de 79,4 mil millones de dólares en el año 2000 a 194,5 mil millones para el año 2015, esto es un crecimiento del 145% en 15 años.

EVOLUCION DEL STOCK CAPITAL FUGADO (en millones de pesos) Fuente: elaboración propia en base a datos del INDEC

Asimismo, se verifica la permanente salida de capitales para todo el periodo seleccionado a excepción del año 2005, que se observa una reducción del stock de activos externos del orden de los 2.000 millones de dólares.

En esta dirección, es importante señalar la tendencia ascendente de la fuga de capital para el período bajo análisis, como se puede observar en el gráfico que se presenta a continuación.

MONTO ANUAL FUGADO (en millones de dólares) Fuente: elaboración propia en base a datos del INDEC

Sin embargo, se puede observar cierta desaceleración del monto de la fuga de en los años 2013 y 2014. Desaceleración que se puede explicar centralmente por el endurecimiento de las políticas cambiarias y financieras, (el denominado cepo) en combinación con una política de no tomar deuda externa en los mercados de capitales (amén de la ejecución de los swaps chinos) en el marco de un debilitamiento del sector externo (reducción del superávit comercial).

“La fuga” de F. O’Connor

Otro hecho importante a destacar, es que la fuga de capital es prácticamente independiente a la forma en que se la financie, está mantiene su tendencia ascendente.

En el gráfico siguiente puede apreciar, como es lógico, cierta correspondencia entre el saldo de la Cuenta Corriente de la Balanza de Pagos (SCC) y la evolución de las reservas del BCRA, en el marco de una política económica que ha logrado no incrementar el volumen de la Deuda Externa, 156 mil millones para el 2002 y 157 mil millones para el 2015.

A medida que la economía mantiene un saldo positivo de la cuenta corriente, esto es, que ingresan más divisas que las que salen, las reservas del BCRA crecen, período que va del 2002 al 2010 y a la inversa en la medida que la cuenta corriente experimenta un resultado negativo las reservas del BCRA disminuyen período del 2011 en adelante.

En este sentido, la fuga de capitales pone en evidencia la restricción externa, es más, no solo la pone en evidencia sino que la refuerza aumentando la presión sobre las reservas del BCRA vía demanda de dólares que salen del circuito económico local

Reservas del BCRA/Saldo de la Cuenta Corriente/Fuga de Capital (millones de dólares) Fuente: elaboración propia sobre datos del INDEC

Cambio de gobierno -recetas viejas

En diciembre del 2015 asume el nuevo gobierno con una propuesta económica de claro sesgo neoliberal, esto es pro grupos económicos concentrados, cuyas medidas se centraron, en lo que a este artículo se refiere, en liberalización del mercado financiero y en particular del cambiario, eliminado las restricciones a la compra y venta de dólares por los particulares, o sea, se acabó el cepo.

Estas medidas, en el marco del relato oficial, generarían un shock de confianza que frenaría la presión sobre el dólar, después de una mega devaluación que desestimularía la demanda de dólares, por un lado, y, a la vez, estimularía la liquidación de divisas por parte de los grupos exportadores.

En el primer bimestre del año 2016, la fuga de divisas -solo por la modalidad “dólar ahorro”- ascendió a U$D 3.500 millones, que representa el 50% del total fugado en 2015 y el 90% de lo fugado en 2014

Si bien no se cuenta con datos del INDEC, diversas estimaciones dan cuenta que esto no sucedió, es más, la fuga de capital se incrementa.

Para el primer bimestre del año 2016 la fuga de divisas, solo por la modalidad que se denominaba” dólar ahorro” ascendió a 3.500 millones de dólares, que representa el 50% del total fugado en el año 2015 y el 90% de lo fugado durante el 2014.

Esto explica en buena medida la retracción de las reservas del BCRA en 2.600 millones de dólares, pese a que la liquidación de exportaciones de cereales y oleaginosas creció en 2.500 millones de dólares en el mismo período.

Esta sangría de divisas, por lo tanto, solo se puede sostener vía endeudamiento externo he ahí la necesidad imperiosa para el gobierno de arreglar con los buitres. En este sentido, y a título ilustrativo, el gobierno ya tomó 5.000 millones de dólares con la banca extranjera de los cuales 3.500 se esfumaron en 80 días.

En consecuencia, en un contexto como el actual: de bajo nivel de reservas y déficit del sector externo, la única manera de continuar financiando la salida de capitales es a través del endeudamiento externo, con un pequeño detalle solo fugan unos pocos, en tanto que la deuda la paga el conjunto de la sociedad con un costo muy desigual para quienes no disfrutan las mieles del capital fugado.

FacebookTwitterGoogle+

0 comentarios en “FUGA DE CAPITALES – Hacia un nuevo ciclo de endeudamiento –Comentá →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *