Conducta predatoria II

Política económica: entre la conducta predatoria y la incapacidad II

Por Jorge Sotelo (Grupo Perú)

28214 millones de dólares, el número de las reservas del BCRA el día 2 de marzo de 2016

El 8 de febrero el Grupo Perú publicó una nota denominada “Política económica: entre la conducta predatoria y la incapacidad” (se recomienda leerla haciendo click acá). En esa oportunidad, señalábamos los magros resultados de la gestión económica respecto de los objetivos que el propio macrismo se había planteado (control de la inflación, liquidación de dólares, incremento de la inversión, entre otros).

La “lluvia de dólares” que había anunciado el ministro de economía, como producto del shock de confianza, parecía haber sido un error del Servicio Nacional Meteorológico. Sólo una engañosa garúa: se pasaron a dólares 20 mil millones de yuanes de la reserva (en virtud del Swap con China de la gestión kirchnerista) por el equivalente a 3 mil millones de dólares y se colocó una nueva deuda con bancos internacionales por 5 mil millones de dólares. Lo cierto es que el mercado no respondió del modo que esperaban: ni los agroexportadores liquidaron lo que prometieron, ni la IED (Inversión Extranjera Directa) dio señales de vida.

Nos preguntábamos, entonces, si las medidas que tomo el macrismo para “generar confianza” eran sólo decisiones que beneficiaban a los grupos económicos dominantes predatorios o había además una perspectiva incauta, dominada por la ilusión que generan las miradas liberales hiperideologizadas.

Concluíamos que daba la impresión que, a la conducta predatoria, había que sumarle una tremenda falta de capacidad para dirigir la política económica. “El país podría estar encaminándose hacia un escenario temido para los argentinos: el peligroso dominó crisis económica – crisis social – crisis político institucional.”

A la conducta predatoria, habría que sumarle una tremenda falta de capacidad para dirigir la política económica

Un mes después, las señales que indican que la situación económica estaría yéndoseles de las manos se acentúan. Algunos datos preocupantes:

1. Reservas y tipo de cambio

Los dólares siguen sin aparecer, el tipo de cambio se descontrola y las reservas del BCRA caen.

El macrismo recibió el gobierno, el 10 de diciembre del año pasado, con 24862 millones de dólares de reservas. Para hacer frente a la posible suba del dólar -después de la temeraria decisión de liberar las restricciones para la compra de divisas de un día para el otro- tomó dos medidas: a) el 22 de diciembre accionó el Swap con China por 3 mil millones de dólares para tener más disponibilidad de dólares y b) a fines de enero, colocó deuda por 5 mil millones de dólares a través de bancos internacionales.

Esto llevó a que el 29 de enero las reservas saltaran de 25243 millones a 30074 millones. El Swap no incide en el nivel de las reservas porque ya estaba contabilizado, sólo es un cambio de monedas.

(Un señalamiento de orden secundario, no sólo la deuda tiene un importante costo financiero, una vez convertidos en dólares los yuanes, los dólares comienzan a generar intereses porque dejan de ser un swap y se transforma en préstamo).

Se pierden reservas de manera acelerada y el dólar sigue fuera de control.

Durante el mes de febrero, las reservas cayeron 2 mil millones de dólares, un 40% de la deuda colocada a comienzo del mes. Sin embargo, el tipo de cambio de referencia (que el 10 de diciembre estaba en 9,7) pasó de 13,9 -a principio de febrero- a casi 16, un mes después. Es decir, se pierden reservas de manera acelerada y el dólar sigue fuera de control.

El gráfico siguiente muestra el comportamiento de ambas variables.

  • Evolución de las reservas y del tipo de cambio de referencia (Febrero de 2016)
Elaboración propia a partir de datos del Banco Central de la República Argentina

2. Despidos

Los despidos irrumpieron de manera inmediata con la gestión macrista, pero se acentúan conforme pasan los días. Lo más grave de los despidos de trabajadores estatales es que constituyen una señal al sector privado. De hecho, los despidos en el sector privado ya superaron los del sector público.

Señala la consultora Tendencias Económicas y Financieras que en lo que va del año ha habido 110.000 despidos. En enero, fueron 42.000, la mitad del sector público y la mitad del sector privado. En febrero, los despidos subieron a 65.600, el grueso fueron en el sector privado, la mayoría en la construcción.

Durante enero y febrero de 2016, hubo 110.000 despidos, en su mayor parte en el sector privado.

La señal al sector privado va en línea de lo que el equipo económico confiesa en la intimidad: el propósito es frenar la inflación con desempleo, salarios bajos, recesión económica.

El gráfico siguiente muestra la evolución de los despidos desde 2010 -tomando como referencia el mes de febrero- para que se aprecie la novedad del fenómeno y su claro carácter de variable de la política económica.

Elaboración propia a partir de datos de la Consultora Tendencias Económicas y Financieras

3. Fondos buitres, deuda y fuga de capitales

La negociación con los fondos buitres fue señalada como vergonzosa. Esto es estrictamente cierto: se les ha concedido todo lo que pidieron, incluso más de lo que ellos mismo habían ofertado para llegar a un acuerdo, durante la gestión kirchnerista.

La explicación está en la desesperación del macrismo por los dólares: esta alternativa parece ser la única que queda tras la mala performance de la política económica. Nunca es bueno negociar desesperado.

El equipo económico enfrenta el desafío de lograr que se deroguen la Ley Cerrojo y la Ley de Pago Soberano. Éste podría ser un obstáculo menor. Un peligro ocasional, de mayor cuantía, es el posible reclamo del 93% de los bonistas que negociaron de buena fe en peores condiciones. Este riesgo, para el que el equipo económico no tiene respuesta, de concretarse sería catastrófico para el país.

Es decir, la derogación de las leyes implicaría abrir la puerta para retomar el camino del endeudamiento externo que ha sido, en las últimas décadas de la historia argentina, el Talón de Aquiles de la política económica y la clave del sometimiento del país.

Hoy la deuda externa con privados en moneda extranjera es de sólo el 8% del PBI (aproximadamente 40 mil millones de dólares). La Argentina es el país con la proporción más baja del mundo. Para el equipo económico actual eso es un error: es conveniente y, como dice Prat Gay, “moderno” (sic), endeudarse a tasas convenientes. Lo que no es moderno en la historia de nuestro país es que la fuga de capitales ha seguido siempre un comportamiento mellizo con el endeudamiento; es decir: se fugan capitales en la misma proporción que ingresan dólares de deuda externa!

Lo que el equipo económico de Macri anhela como tabla de salvación constituye, en realidad, la garantía del naufragio para Argentina.

“El naufragio”, Ludolf Backhuizen (1631-1708), Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires.

La pregunta es si el gobierno tiene viabilidad para hacer esto. ¿Dejará el poder económico local que la situación se desmadre y ocasione tanto daño en el país? La mala noticia es que los poderes fácticos le están reclamando a Macri medidas más radicales aún. Esto recuerda la frase de Marx en las páginas finales del primer tomo de El Capital:

“El capital experimenta horror por la ausencia de ganancias… Si la ganancia es adecuada, el capital se vuelve audaz (…) Al 20 por ciento, se pondrá impulsivo; al 50 por ciento se vuelve temerario; por 100 por ciento, pisoteará todas las leyes humanas; y por 300 por ciento no hay crimen que lo arredre, aunque corra el riesgo de que lo ahorquen”.

4. Las internas y la (des)confianza

En este contexto se acentúan las internas en el área económica del macrismo: halcones y palomas, duros y blandos, radicales y gradualistas. Melconián fustiga desde adentro, Espert fustiga desde afuera, Sturzenegger complota desde el Central, Frigerio le impone condiciones a Prat Gay y Marcos Peña hace lo mismo…

Todo esto se conjuga con el incremento de una sensación de desconfianza y críticas por parte de expertos nacionales y extranjeros. Parece que el gobierno ha desperdiciado el periodo de gracia de los primeros 100 días.

Lo que el equipo económico de Macri anhela como tabla de salvación constituye, en realidad, la garantía del naufragio para Argentina.

Nota: Sobre los aspectos políticos y represivos que acompañan este proceso económico se pueden consultar otras notas del Grupo Perú.

FacebookTwitterGoogle+

0 comentarios en “Política económica: entre la conducta predatoria y la incapacidad IIComentá →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *