Conducta predatoria III

Política económica: entre la conducta predatoria y la incapacidad III

Jorge Sotelo (Grupo Perú)

El Banco Central cuenta con dos mecanismos para tratar de frenar el dólar: a) la intervención en el mercado cambiario a través de la venta de reservas y b) el incentivo al peso a través del aumento de las tasas de interés.

Ambos mecanismos tienen una incidencia efectiva en el precio del dólar, pero también tienen riesgos y efectos negativos. La venta de reservas debilita considerablemente la capacidad de maniobra del Banco Central. Las tasas de interés muy altas desalientan la actividad económica.

Elaboración propia

Reservas. Para poder hacer frente a la suba del dólar, después del levantamiento del mal llamado “cepo cambiario”, el BCRA colocó deuda por 5 mil millones de dólares a través de bancos internacionales –además de accionar el swap con China por 3 mil millones de dólares- incrementando así las reservas de 25 mil millones a 30.000 millones, el 29 de enero. Sin embargo, desde entonces las reservas no han parado de caer y el dólar no ha parado de subir. Ver nota “Política económica: entre la conducta predatoria y la incapacidad II” haciendo click acá. El gráfico actualizado es el siguiente:

Elaboración propia a partir de datos de Banco Central de la República Argentina

Cómo se puede apreciar, este camino lleva a una pérdida continua del poder de fuego del BCRA, necesario para poder controlar la situación.

Tasas de interés. Respecto de este mecanismo, la estrategia ha sido errática. A efectos de prevenir una suba descontrolada del dólar, el 17 de diciembre, antes de levantar las restricciones a la compra de divisas, el BCRA aumentó las tasas de las LEBAC-35 días del 30% al 38% para desincentivar posibles traspasos al dólar. Luego, en un exceso de optimismo, las volvió a bajar al 30%, pensando que el riesgo de turbulencias cambiarias había pasado.

Las Lebac -acrónimo para las Letras del Banco Central- son títulos de corto plazo a tasa fija que emite semanalmente el BCRA para financiarse en pesos en el corto plazo y también como un instrumento de política monetaria.

No obstante, a través de este mecanismo se llegó a absorber más de 100 mil millones de pesos, lo que significó una importante reducción de la base monetaria. Pero el dólar ¡ay! siguió subiendo. Y dado que el drenaje de reservas continúa, el BCRA volvió a subir la tasa al 37% y finalmente al 38%, colocándose ahora al mismo nivel que antes del levantamiento del “cepo”. La curva en “u” de Sturzenegger se puede apreciar en el siguiente gráfico:

Elaborado por Cesur

Un detalle no menor es que, para incidir de modo más efectivo, las tasas más altas se sitúan en los vencimientos más cortos, bajo el supuesto que la inflación será menor a futuro, es decir, la curva está invertida: los intereses bajan a medida que se estiran los plazos. Al día de hoy las tasas se ubican en 38%, 35%, 34%, 32,5%, 32,25%, 32% y 32% para los plazos de 35, 63, 98, 119, 147, 203 y 252 días, respectivamente

Apuesta. La apuesta del BCRA es mantener una política contractiva para controlar el dólar y la inflación hasta llegar a abril, a la espera de la liquidación de la cosecha gruesa y el arreglo con los buitres para acceder al mercado internacional de créditos.

En el equipo económico prima lo que podríamos llamar “horror a los 16”: como confesó Prat Gay, nunca se habían imaginado un dólar a ese precio. Algunos son optimistas con las medidas; piensan que con estas tasas el dólar debería moverse durante todo marzo a un precio de $15. Otros no lo son tanto: según InfoEconómico, los bancos estiman que mientras la inflación proyectada sea superior a las tasas LEBAC, la presión sobre el dólar continuará.

Elaborado por InfoEconómico

Riesgos. La utilización que está haciendo el BCRA de estos mecanismos –en el marco de la devaluación y el levantamiento de las restricciones cambiarias- tiene sus riesgos y efectos negativos:

1. Se concentran muchos vencimientos en el corto plazo. El hecho de que las emisiones de letras sean cada vez más cortas y más costosas genera un efecto “bola de nieve” para los próximos meses. El BCRA enfrenta un exigente cronograma de vencimientos, ya que el 71% de las Lebacs vence en menos de tres meses. Durante las próximas cuatro semanas el BCRA enfrenta vencimientos por $ 204.000 millones de pesos.

2. A pesar de haber vuelto al ataque con tasas de interés muy altas, las reservas del BCRA siguen disminuyendo. Ayer se ubicaron en 28.113 millones de dólares.

3. Muchos economistas plantean que la tendencia del dólar por encima de los 15 pesos implica necesariamente un nuevo traslado a precios: la inflación seguirá creciendo.

4. Las altísimas tasas de interés a las que se está recurriendo acentúan la tendencia a una economía recesiva. De hecho, los datos últimos de recaudación muestran una caída significativa de la actividad económica .

En conclusión, nos acercamos peligrosamente al escenario sugerido por Stiglitz & Guzmán: estanflación (recesión más inflación). Ver “Política económica: entre la conducta predatoria y la incapacidad ” haciendo click acá.

Seguiremos observando semanalmente este proceso.

FacebookTwitterGoogle+

0 comentarios en “Política económica: entre la conducta predatoria y la incapacidad IIIComentá →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *