El naufragio

Política económica: entre la conducta predatoria y la incapacidad VII

Jorge Sotelo (Grupo Perú)

Del último reporte semanal para acá pasaron muchas cosas. El Congreso aprobó el endeudamiento para que el gobierno pueda concretar un acuerdo vergonzoso con los fondos buitre. La colocación de deuda que organizó Prat Gay fue exitosa. Reapareció Cristina, arrastró multitudes y tensionó el ámbito político. Movilizó el movimiento obrero con las cinco centrales de trabajadores coordinadas. Se normalizó el Pejota. Vale la pena en este contexto repasar algunos números.

 

Para profundizar los temas que se desarrollan en este reporte, se recomienda la lectura de las ediciones anteriores haciendo click en los títulos: Política económica I, Política económica II, Política económica III, Política económica IV, Política económica V, Política económica VI

Deuda y reservas

El gobierno de Macri tomó en menos de 140 días 21.500 millones de dólares de deuda.

  • A fines de enero, el Banco Central tomó deuda por 5.000 millones de dólares de siete bancos internacionales (HSBC, JP Morgan, Santander, Deutsche, BBVA, Citi y UBS), a fin de engrosar las reservas.
  • A mediados de abril, se contrajo 16.500 millones de dólares en ocasión del pago a los buitres. De éstos: – 9.300 para el pago a los holdouts (6.200 en forma directa y 3100 depositados en un fideicomiso del BONY para futuros pagos), y – 7200 para engrosar reservas.

Esto quiere decir que, del 10 diciembre a la fecha, ingresaron a las reservas 12.200 millones de dólares proveniente del endeudamiento. Sin embargo, las reservas han pasado de 25.092 millones de dólares -el 9/12/15- a 34.316 millones de dólares- el 2l 2/5/16-, aumentando sólo 9.224. Ergo: se han perdido casi 3.000 millones de dólares de reservas en tan sólo cinco meses.

Se han perdido u$d 3.000 millones de reservas en tan sólo cinco meses.

Las cuentas no cierran

Deuda. Lo más peligroso de la deuda contraída en abril no es el monto –que de todos modos es muy alto- ni los términos del acuerdo -que son de hecho vergonzosos. Lo más peligroso es el camino que abre: un nuevo ciclo de megaendeudamiento. El economista Miguel Bein dice que Macri está en condiciones de tomar 50.000 millones de dólares de deuda externa durante su gestión. Afirma que debido al bajo endeudamiento del país, hay capacidad para tomar en dos o tres años deuda equivalente a 10 puntos del PBI. El Financial Times plantea que Argentina podría emitir deuda por 30.000 millones de dólares este año. Las provincias de Neuquén, Mendoza, Córdoba y la ciudad de Buenos Aires podrían entrar al mercado el mes próximo, buscando aprovechar el interés de los inversores. Al respecto, dijo Roberto Lavagna: “El festejo es bastante tonto (…) hay que tener cuidado con el endeudamiento”.

“El festejo fue muy tonto, hay que tener cuidado con el endeudamiento”

Déficit fiscal. El déficit fiscal no cede. Como se puede apreciar en el informe “Un paso adelante, dos pasos atrás: análisis de los resultados fiscales del primer bimestre”, el déficit de febrero se había disparado de manera significativa, superando el mismo mes del año anterior. El ministro Prat Gay intentó disimularlo promediando el desempeño de febrero con los buenos números de enero, mes en el que se paralizó virtualmente el sector público y sus pagos. Bueno, esto no se modifica en marzo, se confirma la tendencia. El desequilibrio entre ingresos y gastos alcanzó los 31.719,5 millones de pesos, este nivel es similar al mes de marzo del año pasado. Tomando el primer trimestre completo, el déficit fiscal primario asciende a $ 49.644,8 millones de pesos, incrementándose $5.407 millones respecto de igual período del año 2015.

Déficit cuasifiscal. La lebaquización de la economía, a partir de las altas tasas de interés como única estrategia para parar la inflación, no sólo destroza la economía real sino que además viene generando una deuda creciente, de corto plazo y cara. El stock de Lebac es de aproximadamente 570.000 millones de pesos. Los pagos de intereses se han convertido en un verdadero problema. El año pasado el BCRA pago 68.000 millones de pesos en concepto de intereses de Lebac, este año ya lleva pagados 44.000 millones. Los vencimientos son cada vez mayores: entre abril y mayo se esperan tres vencimientos de más de 60.000 y dos por encima de 50.000 millones de pesos. Los especialistas piensan que el total de intereses en el año –en el caso que se redujeran las tasas- rondaría los 200.000 millones de pesos. Es que, una vez más: las tasas de intereses han ido subiendo y el plazo promedio fue haciéndose cada vez más corto.

Elaboración propia en base a datos del BCRA

 

Esta exageración preocupa porque fue la misma estrategia antiinflacionaria utilizada a fines de los 80. El final fue trágico: en el marco de una escalada similar de cantidad de Lebacs y de acumulación de vencimientos, cuando a los bancos no les interesó más invertir en estos instrumentos, el Banco Central tuvo que desembolsar la totalidad de los pesos y se disparó la hiperinflación.

La hiperinflación se disparó cuando ante una escalada similar de Lebac, el BCRA tuvo que desembolsar una gran cantidad de pesos.

Estanflación

Continúa el escenario de estanflación que venimos denunciando desde el primer informe semanal del Observatorio: el gobierno, tratando de parar la inflación con recesión -con sus consecuencias de desempleo, caída de salarios y derrumbe del consumo- está logrando el peor de los escenarios porque la economía se para, sus efectos sociales están a la luz, pero la inflación no se detiene. Y es que hay varios factores inflasógenos. En el inicio, la devaluación y su indefectible traslado a precios, así como el aliento a la remarcación en los momentos previos a las elecciones. Luego, las señales “pro-negocios” y el levantamiento de los controles que alentó las actitudes oportunistas que, en nuestro país, son sistemáticas. En tercer lugar, las secuencia inacabable de tarifazos. Desde una óptica más ortodoxa, la emisión implícita de las altas tasas de interés al momento de saldar los vencimientos de la bicicleta financiera: el efecto monetario consiste en que, cuando las colocaciones superan en monto a los vencimientos, la cantidad de pesos en la economía se reduce, y, cuando los vencimientos superan a las nuevas emisiones, la masa monetaria se expande. Algo similar ocurre con los préstamos del BCRA al Tesoro para paliar el déficit fiscal. La inflación llegó a su record en el mes de abril, según mediciones privadas se movio entre 7% y 8% en la zona metropolitanas. Las estimaciones son que en mayo el gobierno habrá alcanzado lo que se propuso como meta anual, un 25% de inflación acumulada, y a fin de año se superará el 40%. Durante el primer cuatrimestre del año el consumo cayó en picada: enero 0.10%, febrero 2.40%, marzo 3.20%, abril 3.60%. La venta de insumos de la construcción cayó en abril 22,3%, respecto del mismo mes del año pasado.

 

Hasta ahora el único precio que bajó con Macri es el salario

Con tasas de interés tan altas, el consumo frenado y desempleo es seguro que la inflación disminuirá en el segundo semestre, pero la inercia inflacionaria sumada a lo que ya se lleva acumulado nos acercará a valores a los que los argentinos ya no estábamos acostumbrados. El desafío es que los precios bajen por una expansión de la oferta y no por una contracción de la demanda. Y hasta ahora el único precio que bajó con Macri es el salario.

La tormenta perfecta

La conjunción de estos factores es preocupante, pero no por la sumatoria de factores negativos sino por las relaciones intrincadas que se dan entre ellos. Estos problemas económicos tienden a constituirse en círculos viciosos. Un factor que podría alterar el juego es una rápida y fuerte corriente de inversión productiva. Sin embargo, este milagro parece estar lejos aún y es, justamente, una de las cuestiones en las que el equipo económico y el propio Macri han sido más ingenuos. Pensar que solamente por dar algunas señales pro mercados y provenir del riñón se obtendrá una respuesta rápida en este sentido es imperdonable para quienes vienen del mundo empresarial. Es interesante leer las entrevistas a los CEOs de las grandes empresas extranjeras: se deshacen en elogios generales e ideológicos, pero a la hora de definir inversiones manifiestan precaución y refieren a procesos lentos condicionados por la evolución general de la economía y el país (como ejemplo, léase ésta). Las complicaciones que el propio equipo económico genera están a la vista: sacrificar salarios para ganar en competividad, inducir una recesión para controlar la inflación, sólo genera un mal clima social y, con seguridad, un incremento del conflicto laboral y un resentimiento de la gobernabilidad. El desfinanciamiento del Estado para dar señales pro mercado, como la eliminación de las retenciones, tiene como como contrapartida los tarifazos que azuzan la inflación y complican el clima social. La caída de la actividad económica y del consumo, a su vez, pone un límite a la recaudación de impuestos, lo que necesariamente fogonea el déficit fiscal.

La tormenta perfecta

Si se le agrega el déficit cuasifiscal que origina el balance de un Banco Central empecinado en una única estrategia anti-inflacionaria, la situación se ve mas negra. El endeudamiento no parecería ser una oportunidad para la inversión estratégica sino el inicio de un nuevo ciclo nefasto para el país. Cuando los efectos del ajuste se sientan más crudamente en el segundo semestre y estén resentidas las alianzas del macrismo con aquellas fuerzas de mayor sensibilidad social, el conflicto social se agudizará…

Pareciera que la actual política económica está fabricando la tormenta perfecta.

Notas de último momento

La película de Macri
Internas. En las disputas internas del equipo económico, han recrudecido los ataques a Sturzenegger. Los efectos de las altas tasas de interés están provocando un cierto sismo. Se habían depositado esperanzas en relación a una baja significativa en las tasas de interés. Al parecer existió una orden directa de Macri a Sturzenegger para que esto suceda (independencia del Banco Central mediante). También se dio otra maniobra: la AFIP planteo la consulta acerca de la aplicación del 35% de impuesto a las ganancias por las LEBAC. Analiza emitir “lo más pronto posible” un dictamen respecto de la situación impositiva de las Lebac. El planteo genera incertidumbre y podría provocar la huida de este tipo de instrumento de inversión. Sin embargo, aun en ese contexto, el BCRA se dio el lujo de bajar sólo medio punto: hoy se ubicó en el 37,5%.
El financiamiento del déficit fiscal. El Gobierno emitió una Letra del Tesoro por u$s 526 millones para financiar “deficiencias estacionales de caja” (Disposición 8 de la Subtesorería General de la Nación, publicada hoy en el Boletín Oficial). El título, negociable en la bolsa, fue colocado directamente en el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSES. Mientras seguimos esperando la lluvia de dólares, “la plata de los jubilados” (como gustaban decir) financia el déficit de Mauricio Macri.

Mientras esperamos la lluvia de dólares, “la plata de los jubilados” (como gustaban decir) financia el déficit de Mauricio Macri.

FacebookTwitterGoogle+

0 comentarios en “Política económica: entre la conducta predatoria y la incapacidad VIIComentá →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *