Politica predatoria IV

Política económica: entre la conducta predatoria y la incompetencia IV

Jorge Sotelo (Grupo Perú)

Resumen semanal del Observatorio del Grupo Perú sobre política económica:

Primero. Las tasas de interés continúan muy altas. Segundo. Las reservas siguen cayendo. Tercero. El tipo de cambio pudo ser transitoriamente controlado. Cuarto. La tendencia de la inflación es al alza. Quinto. La “lluvia de dólares” sigue siendo un error de pronóstico del Servicio Nacional Meteorológico. Sexto. El acuerdo con los buitres tiene media sanción. El gobierno se acerca a la posibilidad de acceder al mercado de capitales. Séptimo. Se sienten cada vez más los efectos negativos de la pinza recesiva de la política económica: * Continúan los despidos * Los salarios se negocian a la baja * Cae el consumo * Tarifas: frena la actividad económica y refuerza la inflación.

Se recomienda la lectura de las ediciones anteriores haciendo click en los títulos: Política económica: entre la conducta predatoria y la incapacidad, Política económica: entre la conducta predatoria y la incapacidad II, Política económica: entre la conducta prenotara y la incapacidad III.

[Por favor, si te da fiaca leer todo el informe o te parece muy complejo, no dejes de leer esta sencilla y amena crónica de Lucrecia Arremolina que encontré en la web, haciendo click acá.]

Reservas, tasas de interés y tipo de cambio

La política contractiva del BCRA para controlar el dólar continúa profundizándose: ante la escasez de reservas, la tasa de interés parece ser el mecanismo privilegiado. En la licitación de ayer se mantuvieron las altas tasas de interés de las Lebacs (¿qué son las Lebacs?): 38% para las letras a 35 días. Esto logró controlar transitoriamente el dólar que ayer se ubicó por debajo de lo 15 pesos.

Elaboración propia con datos del Banco Central de la República Argentina

Como se puede apreciar en el gráfico, el precio de la divisa estadounidense recién se controla con niveles muy altos de las tasas, estrategia que se retomó el 1º de marzo cuando las tasas de interés saltaron del 30 al 37% (para las letras a 35 días), incrementándose un punto más el 8 de marzo y persistiendo en 38% en el día de ayer.

Sin embargo, las reservas siguen cayendo: ayer cerraron -por primera vez después de la deuda por 5 mil millones de dólares tomada el 29 de enero- por debajo de los 28 mil millones: para ser precisos 27.839 millones. Es decir, se han perdido 2.235 millones de dólares.

Elaboración propia con datos del Banco Central de la República Argentina

Dado que la “lluvia de dólares” anunciada por Prat Gay -en un rapto de ingenuo optimismo, rayano en la incompetencia- no aparece, la situación crítica de las reservas permite suponer que el BCRA seguirá jugando más con las tasas de interés que con la intervención en el mercado cambiario, lo que profundizará –como se plantea en el informe de la semana pasada- el camino de la recesión económica.

Esta es parte de la apuesta del macrismo que pretende ir tirando con estas argucias hasta la liquidación de la cosecha gruesa en abril y el arreglo con los holdouts (¿cómo se decía en español… ? Ah, sí: “fondos buitre”), que ya ha obtenido media sanción en diputados y sólo le queda el obstáculo del senado.

Los efectos negativos de la política recesiva

Las consecuencias del movimiento de pinza de la política económica recesiva se comienza a sentir de manera cada vez más clara en la economía real y en la vida cotidiana de la gente.

La “aspiradora de pesos”, como se conoce popularmente a las altas tasas de interés, logra algún efecto sobre el dólar pero deteriora la inversión y quita pesos de la producción orientándolos hacia la especulación financiera. Dicho sea de paso, desde que volvieron las altas las tasas, ha vuelto a circular por las bicisendas de la city porteña la legendaria “bicicleta financiera”, a la que se han sumado fondos de inversión de Nueva York, con una rentabilidad de más del 23% anual en dólares. Para ver cómo funciona hacer click acá.

Pero, además, la caída estrepitosa del poder adquisitivo registrada en los primeros 100 días de gestión macrista, que se aprecia claramente en los recortes de gastos familiares, se expresa en una fuerte caída de la demanda, incidiendo finalmente en las decisiones de inversión empresaria que, dadas las malas perspectivas, se vuelven precavidas y conservadoras.

Elaboración propia

La caída del poder adquisitivo fue la resultante de un coctel explosivo: la devaluación, el traslado de la devaluación a precios, el inusitado incremento de las tarifas de suministro eléctrico, el aumento vertiginoso de despidos en el sector público y privado y la negociación de salarios a la baja. Estos fenómenos se retroalimentan entre sí en un peligroso círculo vicioso.

A los 110.000 despidos registrados durante enero y febrero, hay que sumarle en los 15 días que van de marzo los 2800 trabajadores que se están desvinculando de Atucha, los 2000 empleados del Senado despedidos por Michetti, los 600 trabajadores del Hospital Posadas y muchos más que terminaremos de contabilizar a fin de mes.

Los salarios son negociados a la baja y se registran paritarias a seis y cuatro meses, así como el uso de sumas fijas. En el siguiente cuadro un panorama general:

Ámbito Financiero

La caída del poder adquisitivo se concentró en los hogares más pobres que perdieron el doble respecto de los hogares más acomodados, según una investigación del Conicet realizada por CITRA-UMET, citada a aquí. “El 10 por ciento más vulnerable de la sociedad registró una caída del 23,8 por ciento en su capacidad de compra, mientras que el 10 por ciento de mayores recursos anotó una baja del poder adquisitivo del 11,1 por ciento. Esa diferencia se explica esencialmente por el impacto de la suba de los bienes de consumo básico, que tienen mayor peso en el presupuesto de las familias humildes. La fuerte suba de los productos masivos se explica por la devaluación de la moneda, la eliminación de retenciones y cupos de exportación. También la quita de subsidios afecta proporcionalmente más a los sectores de menores ingresos.”

Según la consultora Kantar Worldpanel, la contracción del consumo respecto del año pasado es notoria. Los hogares priorizan estrategias que les permiten optimizar el rendimiento de su dinero: van menos veces a comprar, incorporan marcas propias y buscan promociones. Caen la frecuencia y el tamaño de las compras.

Entre tanto, el tarifado eléctrico no afecta solamente el poder adquisitivos de los hogares, también los costos de producción. Esto suele ser letal para la PyMES. Sólo a modo de ejemplo:

  • El Teatro La Carpintería, de Jean Jaures 858, pasó de pagar $1000 a pagar $7534.
  • Una fábrica de filtros de Capital Federal paga ahora $6148 siendo la factura anterior de $1578.
  • La plástica Liveco Film, Senillosa 869, pagaba $5535 pasó a pagar $27500.

Lo que se dice “una pinturita”.

No te olvides de leer la crónica que te sugerimos al principio! Podes hacerlo cliqueando acá.

FacebookTwitterGoogle+

0 comentarios en “Política económica: entre la conducta predatoria y la incompetencia IVComentá →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *